24 may. 2013

Siempre es siempre, ¿no?

No sé si me entendéis cuando digo que tengo a los mejores amigos del mundo. Y no lo digo porque sean mis amigos, lo digo porque es así. No sé que haría sin ellos. Son las personas que están ahí, a pesar de la distancia o distanciamientos, de las peleas, de todo... Esas personas que si me dices su nombre no puedo evitar sonreír al recordar todos los momentos que he pasado a su lado.

Amigos de toda la vida, amigos de hace pocos años, amigos con diferentes personalidades, rubios y morenos, altos y bajos; pero todos se caracterizan por una cosa: son las mejores personas que podrían estar a mi lado y las que nunca me fallaran, a pesar de las circunstancias y de los miles de baches que nos podamos encontrar por el camino.

¿Por qué estoy tan segura? Porque me lo han demostrado con hechos y no con palabras.