21 dic. 2011

Dulce otoño

Las hojas seguían la dirección del viento. Las hormigas veían los últimos rayos de sol.
Me encontraba con mi guitarra en la mano -intentando componer algo- pero solo me salía tu nombre. El invierno estaba a la vuelta de la esquina. Llegaría el frío, una estación larga, pero supongo que igual que las otras.
Me encanta el otoño, el color de las hojas, el olor de las castañas. No hace ni frío ni calor.
Me gusta que llueva y que a los 5 minutos haga mucho calor. También me gusta tus ojos color manzana y tu olor sabor cereza.
Al final llega el invierno, siempre lo estropea todo, con el cielo cerrado por las nubes y los relámpagos marcando el tic tac del reloj. 

19 dic. 2011

Gracias

Si tengo que destacar algo del 2011 es que he conocido a personas que han cambiado mi forma de ver la vida. Me han hecho madurar y cambiar a una velocidad de vértigo.
He podido abrazar a personas increíbles que no están a mi lado. He podido ver cómo se iban personas a las que yo imaginaba increíbles, pero que no lo eran realmente.
Me he reído muchísimo. He sido fuerte y he luchado contra mí misma. Contra mis defectos y virtudes.
También he llorado y he tenido mis momentos de debilidad. Aunque pise fuerte y tenga una sonrisa, mi mundo a veces se hunde.
Solo espero que el 2012 sea más increíble aún.

8 dic. 2011

es la hora

Ya es hora de que diga basta. Aprender a decir no. Elegir el camino equivocado. A fallar, caerme y tener que levantarme yo sola. Ya es hora de que aprenda de mis errores. De no sufrir más en silencio.
Es hora de decir que no puedo más. Es hora de que empiece a decidir mi vida. A elegir el camino y con qué gente juntarme. Donde vivir, donde trabajar. Quiero que no me quede nada por hacer.
Porque para eso estoy aquí, para vivir la vida. Para vivir MI vida. 

7 dic. 2011

Cuando me senté en el banco de aquella plaza maldita, todo lo malo desapareció. Con los pelos de punta y la nariz congelada por el frío. Con las manos dentro de los bolsillos y la mirada perdida en tus ojos. Me levanté de golpe, mi cabeza sufrió un cortocircuito pero no tan brusco como el que sintió mi corazón. Me susurraste al oído que querías toda una vida conmigo. No sé que acabo sucediendo.
Más tarde lo recordé, 
me juraste un para siempre y aun sigo esperando.

6 dic. 2011

Cuando te das cuenta de que hay gente que la ves una o dos veces al año. O cuando solo has visto a esas personas una o dos veces en tu vida.
Entonces piensas: que sería de mí sin estas personas. Están a más de 600 kilómetros. Te escuchan, te apoyan, aunque a veces no te comprendan. Sabes que estarán ahí toda la vida.
Las quieres muchísimo y le agradeces todo y más.
Siempre las echas de menos. Y no le puedes abrazar cuando tú  quieras. Te dan consejos y te animan.
Os quiero muchísimo y no os quiero perder en la vida. 


En momentos difíciles suele haber algo o alguien que te hace sacar una sonrisa. Sólo puedo decir que gracias por tanto.
No sé si alguna vez habéis sentido lo que siento después de cada concierto. Cuando te tiras una puta semana pensando en que llegue ya el sábado para ir allí y darlo todo, cantar todas las canciones -hasta las que no te sabes, no importa- 

10 nov. 2011

contradicciones

Hay momentos en la vida en las que hay que pararse y pensar.
Ya dije una vez en otra entrada, que ni pensar ni reflexionar acerca de las cosas estaban bien. Pero es cierto que algunas veces, cuando estamos al borde del precipicio, tenemos que pensar en tirarnos al vacío, dar marcha atrás o quedarnos quietos en el mismo sitio... sin hacer nada. Ésto último sólo lo podrás hacer durante un pequeño espacio de tiempo, ya que las cosas nunca están igual, van cambiando.
He dicho otras muchas veces que me dejo llevar, por eso mismo tengo la cabeza como la tengo.
-Te necesito cerca de mí, pero, a lo mejor, no del modo que yo pienso.
Me vienen a la cabeza tantos recuerdos  -no los malos, porque eso no se recuerdan, y menos en este espacio-
Me has ayudado tanto. Sobretodo, a seguir aquí, donde estoy, pisando fuerte.
Gracias por todo.

30 oct. 2011

Lo que no cuento en una primera cita.

Es hora de que me presente. Me llamo Irene y tengo 15 años, vivo en la ciudad más bonita del mundo mundial, Fuengirola, pero sinceramente de mayor no me gustaría vivir aquí. Si tengo que decir donde me gustaría sinceramente no te lo puedo responder porque no tengo un sitio fijo o algo que me llame demasiado la atención. Soy una de esas personas en las que estaría continuamente viajando, por eso no sabría donde vivir, porque no formo parte de ningún sitio, si no de todos a los que he ido he dejado algo mío y ese lugar a dejado algo en mí.
No voy a decir si soy alta o baja, fea o guapa, delgada o gruesa, ya que eso lo tienes que averiguar por ti mismo.
Me considero una persona independiente, no me gusta estar mimada y que me protejan. Aunque soy demasiado cariñosa, podría estar abrazándote durante horas.
Encantada de vivir la vida. Me gustaría trabajar, trabajar en lo que sea y cuanto antes mejor. Me gustan los retos, los reencuentros y las bonitas amistades, que no son todas…
Escuchar música a tope. Cada día tengo una canción favorita y un color favorito, pero para tu información no soy para nada indecisa. Es más tengo las cosas más claras de lo que la gente se piensa. 

29 oct. 2011

Es fácil.

No te voy a prometer que te quiera durante toda mi vida.
Tampoco te voy a prometer que no cometa errores que cometí en un pasado.
Ni tampoco otras muchas cosas.
Pero si te prometeré que podrás contar conmigo aunque me hayas olvidado, y yo cuando prometo suelo cumplir mi promesa.

Si estás sufriendo.

He de reconocer que es mucho más fácil correr. Es más, en varias ocasiones lo he hecho, pero si algo he aprendido es a enfrentarme a los errores, a los miedos y a las personas
-venga quien venga-
También he de reconocer que en algunos momentos de la vida, ya sea por la ausencia de confianza hacia uno mismo o porque sinceramente no sabe plantarle cara al asunto, salimos huyendo. En ese momento te alejas del tema, sin darte cuenta de que dentro de varias semanas ese problema (que solo es una acción si resolver) volverá, y volverá de tal manera que tú tendrás que enfrentarte a el. O alomejor no, pero en mi caso es así. Y me tuve que enfrentar, sabiendo que ya había huido de esto y aunque me enfrente con la cabeza bien alta, caí. Caí de tal manera que ni el campeón de los pesos pesados de algún rincón del universo fuese capaz de volver a levantarme.
Y aunque ahora este aquí escribiéndote a ti, he de reconocer que no me arrepiento en absoluto de haberlo hecho, porque si tengo una cosa clara es que todo tiene su final. 

:)

¿Y si después de todo mañana no me levanto? O tal vez puede que dentro de un rato.
Todo el mundo siempre hace la típica pregunta: ¿Qué quieres ser de mayor? y yo siempre les respondo:no sé ni lo que cenare esta noche, porque preocuparme de un futuro tan lejano, ¿porque hacernos tantas preguntas?
Creo que lo más esencial de la vida es ser libres, vivir el presente, el tuyo, el mío y el de todos, que más da, si mañana posiblemente no se acordaran de mí
Y por eso, por eso mismo vivo cada segundo como si fuese el último, porque posiblemente lo sea. Quedarme sin aliento tras una carcajada. REÍR-REÍR-REÍR-REÍR-REÍR-REÍR-REÍR-REÍR-REÍR.
Me encanta dibujar sonrisas para el mundo y que esas sonrisas se reflejen en tus ojos.
Hacer el tonto a más no poder, simplemente porque te quieres REÍR-REÍR-REÍR-REÍR-REÍR.
El verbo reír y abrazar para mí, son los más esenciales. 

30 sept. 2011

Pasado Pisado

No se como lo haces, pero siempre te escabulles de mi con una leve sonrisa. Y vuelves con un simple abrazo o beso.
Te necesito en mi vida como oxigeno para mis pulmones.
Te necesita mi vida para poder seguir adelante.
Te necesita mi cuerpo para poder tocar el cielo.

Bueno, más bien lo sentí, lo necesite… y aunque lo siga echando en falta he de decir que ya da igual lo que digas, pienso seguir con mi vida.

3 sept. 2011

Izquierdo o derecho, pero sonriendo


Aquel vagón vacio, aquellos días lluviosos, todas las tardes de risas, alguna tarde de llanto. Las cartas de tus amigos guardadas en el último cajón de la mesa, las fotos de los días más especiales de tu vida puestas en la pared. Todos los peluches sobre la cama y yo también. Recordar todos los momentos que has pasado con la gente a la que quieres y tener una sonrisa o varias. La sensación inexplicable de querer volver atrás en el tiempo. La guitarra desafinada y la púa en la mano, preparada para tocar algún acorde. Aquel concierto mágico y aquel viaje que marco tu vida.
Recordar el primer cigarro que fumaste, los días de playa e imaginar los días que quedan por vivir. Decir en voz alta: Mañana será un gran día, me levante con el pie con el que me levante. 

1 sept. 2011

Errores que se cometen


Hay un momento de tu vida en el que te das cuenta de que todas las cosas que has hecho por aquella persona no han valido la pena. Que todas esas noches sin dormir pensando en volver a verle/a no han servido para nada. Entonces sabes que has perdido el tiempo y te llega una frase a la cabeza: el tiempo es oro. Hay varios tipos de personas, una de ellas son las que se están lamentando tres veces por segundo por ser aquella/el idiota que desperdicio el tiempo. Y hay otras personas, un grupo muy reducido, que piensa que no ha sido en vano, que hay que seguir caminando con o sin el/ella. Aprender del error y obviamente, no tropezar dos veces en la misma piedra.

6 jun. 2011

Pensar no es bueno, reflexionar tampoco.

Las puertas de mi vida no se abren con un ‘abra cadabra pata de cabra’, ni tampoco con un beso en la mejilla. Se abren a base de momentos y experiencias compartidas.

Muchas veces dejo que entre mucha gente, de la cual dentro de algún tiempo me arrepiento. -No me arrepiento de ti, si no del error que cometí dejándote entrar.
Siempre habrá una persona en el camino de tu vida, de ida o de venida. Saliendo por la puerta de atrás o entrando victorioso  por la puerta grande.
Hay que saber reflexionar y actuar, pero en el término medio se encuentra la virtud. 

26 may. 2011

Aparecer.


¿Cuántas veces soñamos con lo imposible? ¿Cuántos momentos desperdiciados arrepintiéndonos, pensado porque perdimos el tiempo?
¿Cuántas veces te gustaría dejarlo todo atrás? ¿Cuántos kilómetros pensado en aquella persona?
Me gustaría dejar de ser problema -más de una vez lo he sido-. Aparecer en un cuento de hadas y desaparecer con el príncipe más guapo y rico. Aunque la belleza y el dinero no solucionan nada.
Así que mejor aparecer en un castillo embrujado, que me rescate el príncipe más feo y más desdichado de todo el reino. Aunque pensándolo mejor los príncipes así no existen ni en los cuentos. 
Se puede aparecer en muchos sitios, desaparecer. Lo que más me gusta es aparecer de nuevo, porque si lo hago es porque quiero impregnarme con el olor de ese lugar como por ejemplo tu piel desnuda bajo la sábana.

25 may. 2011

Seca tus lágrimas nocturnas



¿A que le llamamos amistad?
Si buscas amistad en el diccionario aparecerá que es una relación que existe entre dos personas que piensan de la misma manera y lo pasan bien juntas. Pero no siempre es así. 
He tenido la suerte o la desgracia de tener muchas amistades, muchos tipos de amistades y ninguno era igual que yo. Ni la forma de pensar, ni el físico, ni nada, lo único que creo que es cierto, es que no lo hemos pasado muy bien juntos. Pero me lo paso muy bien con mucha gente y no llega a ser una amistad. ¿Entonces?
La amistad llega más allá a todas las descripciones de todos los diccionarios del mundo.
Se comparte todo, risas, lágrimas, secretos, Le debo mucho a mucha gente que ha estado cuando más lo he necesitado. 
-Siempre vamos a ser amigas… Por muchas peleas que tengamos, nunca nos vamos a separar… No desde siempre, pero si para siempre… Y así podía seguir con infinidad de frases que hablan de la amistad. ¿Pero cuando sabemos si una amistad es para toda la vida? ¿Se trata de suerte?
Obviamente no es suerte, es complicado, tal vez. Para saber si una persona va a estar para toda la vida, es de ninguna otra manera, mirándole el corazón, el verdadero corazón, si complementa al tuyo sabrás que nunca o muy difícilmente os separareis, se trata de años para averiguarlo o a veces incluso horas, pero cuando lo compruebas sabes que lo único que no tienes que hacer es perder a esa persona.
A veces el miedo a la soledad hace que seamos distintos, que tengamos amigos, muchos… pero, ¿verdaderos? Al final esas personas que pensabas que lo eran se irán de tu lado como un día de lluvia
en primavera.

19 may. 2011

Una parte de mí vida.


La comunión, un suceso muy importante para todos los niños de España (religiosos, por supuesto)
Y vamos a ser sinceros… todos los niños (y cuando digo ‘todos’ significa TODOS) acceden a realizar este acto, simplemente, por los regalos que reciben de sus familiares, amigos, etc.
Bueno, dejémonos de rollos… Comencemos por el principio, obviamente:
Me desperté a las 7:00 muy nerviosa, era el gran día. Normalmente estas una semana practicando tu posición, lo que tienes que leer, etc. Cuando llegamos a la Iglesia todos se estaban haciendo fotos, así que yo también empecé a hacerlas.
Llego la hora de la misa, todos sentados muy formalmente, cantando, diciendo nuestras respectivas frases, subiendo y bajando del altar. Todo muy tranquilo, hasta que llego la hora de tomar la hostia. El cura que ya nos conocía a todos, (ya te digo, dos semanas practicando todas las tardes en la Iglesia) solía decir algo cada vez que un niño/a subía a tomar la hostia.
Yo, niña inocente, más tonta que lista, más nerviosa que tranquila, subí al altar por el sitio inapropiado, sentí como miles de ojos se posaban en mi, de pronto un escalofrió me recorrió todo el cuerpo, se me había olvidado levantarme la falda para subir los dos escalones. CONSECUENCIA: caerse. Los miles ojos que se posaron en mí eran ahora risas nerviosas de mis compañeros y sus familiares. Me puse colorada, el cura al verme me dijo: -Irene, tranquilízate, el señor está contigo.
-Si si, si si.
-Irene…
Habíamos ensayado tomar la hostia con una postura en la mano, según sea la persona, diestra o zurda. Yo, vuelvo a repetir, niña inocente, me había equivocado al colocar las manos. Parecía que estaba bailando el ‘Aserejé’ de las ‘Kétchup’. Al final me dio la hostia y en vez de decir Amen, dije gracias. ¿Por qué? ¡Pues porque soy muy formal!

En fin, siempre mis amigos me recuerdan este día y se ríen de mí, yo les comprendo..

16 may. 2011

Vivir.



Quiero vivir. Saber que vamos a estar siempre. Salir un viernes por la mañana y volver un domingo por la noche. Quiero reír hasta que se salten las lágrimas. 
Quiero conducir a todo gas, con la música muy alta, saber que peligra mi vida, parar en seco y ver que no es así. 
Quiero salvarle la vida a alguien importante para mí. Me gustaría ver casar a todos mis amigos.
Quiero nadar entre tiburones, tener dos perros y sentir el miedo en mi piel.
Volar, caer en picado. Bucear hasta que los pulmones estén totalmente vacios, salir a la superficie y ver como se llenan.
Aire, es lo que se necesita para vivir;
pero cariño es lo que necesito para la mía.