29 oct. 2011

Si estás sufriendo.

He de reconocer que es mucho más fácil correr. Es más, en varias ocasiones lo he hecho, pero si algo he aprendido es a enfrentarme a los errores, a los miedos y a las personas
-venga quien venga-
También he de reconocer que en algunos momentos de la vida, ya sea por la ausencia de confianza hacia uno mismo o porque sinceramente no sabe plantarle cara al asunto, salimos huyendo. En ese momento te alejas del tema, sin darte cuenta de que dentro de varias semanas ese problema (que solo es una acción si resolver) volverá, y volverá de tal manera que tú tendrás que enfrentarte a el. O alomejor no, pero en mi caso es así. Y me tuve que enfrentar, sabiendo que ya había huido de esto y aunque me enfrente con la cabeza bien alta, caí. Caí de tal manera que ni el campeón de los pesos pesados de algún rincón del universo fuese capaz de volver a levantarme.
Y aunque ahora este aquí escribiéndote a ti, he de reconocer que no me arrepiento en absoluto de haberlo hecho, porque si tengo una cosa clara es que todo tiene su final. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario