26 may. 2011

Aparecer.


¿Cuántas veces soñamos con lo imposible? ¿Cuántos momentos desperdiciados arrepintiéndonos, pensado porque perdimos el tiempo?
¿Cuántas veces te gustaría dejarlo todo atrás? ¿Cuántos kilómetros pensado en aquella persona?
Me gustaría dejar de ser problema -más de una vez lo he sido-. Aparecer en un cuento de hadas y desaparecer con el príncipe más guapo y rico. Aunque la belleza y el dinero no solucionan nada.
Así que mejor aparecer en un castillo embrujado, que me rescate el príncipe más feo y más desdichado de todo el reino. Aunque pensándolo mejor los príncipes así no existen ni en los cuentos. 
Se puede aparecer en muchos sitios, desaparecer. Lo que más me gusta es aparecer de nuevo, porque si lo hago es porque quiero impregnarme con el olor de ese lugar como por ejemplo tu piel desnuda bajo la sábana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario