6 jun. 2011

Pensar no es bueno, reflexionar tampoco.

Las puertas de mi vida no se abren con un ‘abra cadabra pata de cabra’, ni tampoco con un beso en la mejilla. Se abren a base de momentos y experiencias compartidas.

Muchas veces dejo que entre mucha gente, de la cual dentro de algún tiempo me arrepiento. -No me arrepiento de ti, si no del error que cometí dejándote entrar.
Siempre habrá una persona en el camino de tu vida, de ida o de venida. Saliendo por la puerta de atrás o entrando victorioso  por la puerta grande.
Hay que saber reflexionar y actuar, pero en el término medio se encuentra la virtud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario