17 feb. 2012

Nunca pierdo toda la esperanza.

En verano no me acuerdo del día que es, ya sea lunes, martes o sábado. Me encanta comer helado, incluso en invierno, aunque después de duela la garganta.
Me encantan los abrazos, pero los abrazos verdaderos. Odio las mentiras.
Sonreír y besar es lo mejor que puedes hacer con los labios.
Pienso que tener un buen día depende de mí. Siempre he dicho que la vida es actitud.
Soy fácil de manipular y no suelo tener sueños porque me parecen una tontería, pero cuando escucho música me olvido de todo.
También soy muy expresiva y suelen saber lo que pienso solo por los gestos que hago.
No me gusta que me den las gracias ni que me pidan perdón. La gente que me lo dice es imbécil. Porque en la época en la que vivimos se dan las gracias 'por cortesía' o te lo dicen por tonterías.
Todavía no le he salvado la vida a alguien, pero pronto lo haré, este es mi sueño. No me importaría morirme para que otra persona viva.
Y prefiero que recuerdes mis palabras antes que mi nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario